Autor Tema: My Heart Is That Eternal Rose (Patrick Tam, 1989) [HK]  (Leído 7084 veces)

Desconectado Tequila_hk

  • Shankyu
  • **
  • Mensajes: 229
  • Ryos: 60
My Heart Is That Eternal Rose (Patrick Tam, 1989) [HK]
« Respuesta #60 en: 18 Enero, 2024, 17:53:31 »
Mi valoración sobre la película está a caballo entre “Imprescindible” y “Obra maestra”, aunque puesto a decantarme por una opción, creo que me quedo con “Imprescindible”. Porque por mucho que me guste la película, no es redonda en todos sus aspectos, en especial en la acción, que es donde encuentro sus mayores problemas.

Lo primero que entra por los ojos, o mejor dicho, por los oídos, es el tema principal con el que abre la película, un temazo cantado por la grandísima Anita Mui, y que será recurrente a lo largo del metraje. El ver al personaje de Kenny Bee convertido en un expeditivo asesino a sueldo es complicado de aceptar, especialmente conociendo su amplia trayectoria como actor cómico y como cantante, pero su excelente interpretación hace que al poco te creas su papel. De hecho, todas las interpretaciones rayan a un gran nivel, destacando sobre todo a Tony Leung y a Michael Chan Wai-Man. Tony Leung está inmenso en ese papel de guardaespaldas enamorado de la chica con la que sabe que nunca ocurrirá nada, pues el corazón de ella pertenece a otro, pero el tío lo acepta y además, dentro de su poca competencia como mafioso, le eche pelotas al asunto, especialmente en la parte final, como esos momentos en los que se encara con Michael Chan. Que éste también lo hace genial, y con su mera presencia ya acojona, especialmente cuando pone esa media sonrisa que esconde a un tipo muy peligroso. Michael Chan, como otros actores del cine de Hong Kong (léase, Wang Yu o Shing Fui On), fue miembro de las triadas en la vida real, aunque lo curioso es que en su juventud llegó a formar parte de la policía, pero sus contactos con la mafia produjeron que fuera expulsado del cuerpo. No solo tenía contactos con la mafia hongkonesa, sino que también tenía relación con la yakuza, más concretamente con los Yamaguchi-gumi, que al igual que las triadas en Hong Kong, también estaban involucrados en la producción de películas. En Youtube hay varias entrevistas a Michael Chan contando historias relacionadas con la mafia y el cine, como el caso del secuestro de Carina Lau o el sopapo que le soltó a Brandon Lee cuando le jodió una película japonesa.
Pongo por aquí una foto que es bastante curiosa de su etapa policial:


Michael Chan Wai Man en la
Hong Kong Royal Police con 18 años.


Bueno, no me olvido de mencionar a Gordon Liu en su papel de lugarteniente de Michael Chan, sobre todo por lo llamativo de esa “rata muerta” que lleva en la cabeza. Es curioso ver la forma en la que recondujo su carrera después de la Shaw Brothers, aunque ya no volvería a ser un primer espada, quedando relegado a papeles de secundario de lujo.

Comentaba antes que la acción era un aspecto con el que tenía algún problema, y es que no está todo lo pulida que pudiera estar. La acción corre a cargo del tándem Tony Leung Siu-Hung y Tang Tak-Cheung. El segundo es un actor y especialista de la Shaw más versado en el cine de artes marciales, pero Tony Leung Siu-Hung sí tiene una dilatada carrera como director de acción en todo tipo de películas, por eso me chirría muchísimo la acción en su parte final y aquí abro paréntesis para entrar en spoilers, así que el que no haya visto la película, que no siga leyendo el resto del párrafo. El tiroteo del final me parece que está rodado de manera confusa, puesto que en un primer momento se puede llegar a pensar que quien dispara a Joey Wong es Kenny Bee y no Michael Chan. Además, aunque la pose estoica de Kenny Bee mientras dispara a troche y moche queda de puta madre, es una gilipollez supina, pues mientras que la mayoría de matones están detrás de algún tipo de cobertura (principalmente, los coches), él está ahí quieto como un pasmarote, convirtiéndose en un pato de feria dispuesto a recibir todo el plomo del mundo y más. Aparte, se nota que se han incluido planos rodados a posteriori y me parece que de noche, como cuando muere Kong Long (el tipo de pelo largo con la escopeta que le da el tiro de gracia a Kenny Bee), o el plano de la explosión de los coches, con un actor de espaldas que se nota que no es Kenny Bee. Y lo más gracioso es que pese a todos estos aspectos que me chirrían mucho, la escena del tiroteo ha quedado de puta madre, especialmente la manera en que se inicia, con el cruce de un matón de Michael Chan por delante suya, lo que propicia que éste último saque su arma de forma inesperada.

Aparte del ya mencionado tema cantado por Anita Mui, el resto de la música también me ha parecido muy buena.

Resumiendo, una película imprescindible.