Autor Tema: Oh! Yes Sir! (Frankie Chan, 1994) [HK]  (Leído 790 veces)

Desconectado spindizzy

  • Judan
  • *****
  • Mensajes: 10.205
  • Ryos: 44
  • das verwirrte Mädchen
Oh! Yes Sir! (Frankie Chan, 1994) [HK]
« en: 31 Octubre, 2008, 05:53:34 »
Título:Oh! Yes Sir!
Título V.O:神探POWER之問米追兇 / Shen tan Power zhi wen mi zhui xiong
Director:Frankie Chan
Año/País:1994 / Hong Kong
Duración:97 minutos
Género:Acción, Comedia, Fantasía
Reparto:Frankie Chan, Eric Tsang, Wanda Yung
Enlaces:Subs
Ficha de:spindizzy



Desconectado spindizzy

  • Judan
  • *****
  • Mensajes: 10.205
  • Ryos: 44
  • das verwirrte Mädchen
Re: Oh! Yes Sir! (Frankie Chan, 1994) [HK]
« Respuesta #1 en: 31 Octubre, 2008, 05:54:17 »
Citar
A cop turns fugitive when he is framed for the murder of a key witness in a weapons smuggling investigation. On the run, the cop befriends a psychic who helps him to capture the real killer. Highlights: Eric Tsang desses up like a woman (an improvement?).

Saludos! ;)


Desconectado Reader

  • Nanadan
  • *****
  • Mensajes: 5.166
  • Ryos: 8
Re: Oh! Yes Sir! (Frankie Chan, 1994) [HK]
« Respuesta #2 en: 31 Octubre, 2008, 12:30:31 »
Muchas gracias spin ;)

Desconectado Jose. El Luzu

  • Hanshi
  • Judan
  • *****
  • Mensajes: 11.976
  • Ryos: 0
Re: Oh! Yes Sir! (Frankie Chan, 1994) [HK]
« Respuesta #3 en: 31 Octubre, 2008, 13:10:50 »
Gracias, Spindizzy.  :punk:

Desconectado Tequila_hk

  • Shankyu
  • **
  • Mensajes: 275
  • Ryos: 60
Oh! Yes Sir! (Frankie Chan, 1994) [HK]
« Respuesta #4 en: 10 Noviembre, 2021, 20:07:55 »
Dejo por aquí la reseña que escribí en ZinemaHK allá por 2016.

“Oh! Yes Sir!!!” es una película que mezcla comedia, acción y fantasía gracias al polifacético Frankie Chan. La considero una de las últimas producciones de Hong Kong que conserva el aroma clásico de su cine de los años 80 y principio de los 90.

En mi opinión, creo que 1995 fue un punto de inflexión en el cine de Hong Kong. El estilo tanto de las películas como de la forma de rodar empezaba a cambiar y ya nada volvería a ser lo mismo, comenzando su declive y dejando atrás su época dorada de los años 70 y 80. Bueno, lo de 1995 es una apreciación mía, ya que seguramente otros opinarán que ese punto de inflexión se produjo algún tiempo antes o después, pero lo que está claro es que hubo un punto de inflexión.

“Oh! Yes Sir!!!” se rodó en 1994. Quedaba poco para 1997, año en la que se produciría la devolución de Hong Kong a China, dejando de ser una colonia británica después de ese periodo de “préstamo” de 100 años (99 años para ser exactos, desde 1898 hasta 1997). Este cambio de soberanía había sembrado un clima de miedo e incertidumbre, sobre todo en la industria del cine, donde la fuga de talentos era cada vez mayor hacia unos Estados Unidos que empezaban a mostrar un gran interés por el cine asiático y por todo aquello que tuviera los ojos rasgados. John Woo fue el primero en poner una pica en Flandes, o mejor dicho, en USA. Luego le seguiría Jackie Chan en su segunda intentona por conquistar Hollywood (o tercera, según se considere “El protector” como un intento aparte de “La furia de Chicago”), junto con Chow Yun Fat y demás artistas de renombre.
A este factor se sumó otro de no menor importancia, el cambio generacional. Las ya consolidadas estrellas del cine de acción estaban empezando a envejecer, entrando la mayoría en la cuarentena, siendo más que evidente que sus cualidades físicas empezaban a mermar y que ya no eran capaces de desplegar el mismo potencial que en sus años mozos. A lo que hay que sumarle las lesiones que fueron acumulando a lo largo de sus carreras. Los actores, especialistas y coreógrafos estaban envejeciendo, las escuelas de ópera de Pekín, que habían nutrido al cine de especialistas hasta los años 70, habían cerrado y nadie estaba por la labor de recoger el testigo de las grandes estrellas de acción. El cambio generacional llegaba y estaba plagado de Ekin Chengs, Aaron Kwoks, Edison Chens y Nicholas Tses, una generación de “niños pitongos” como a mí me gusta llamarles, que no sabían dar una patada a derechas, más preocupados por su peinado de electroduende que por sus aptitudes físicas. Teniendo al cable de acero trenzado como su mejor amigo para las escenas de acción, esa nueva ola de actores no estaban por la labor de dejarse la piel (y los huesos) deslumbrando al mundo con peligrosas escenas de riesgo ni coreografías elaboradas. Eso hizo que el estilo del cine hongkonés, principalmente el de acción, empezara a “americanizarse” de mala manera.
Por todo esto, considero que “Oh! Yes Sir!!!” es uno de los últimos vestigios del cine hongkonés más clásico, donde todo se basaba en la calidad de sus coreógrafos y de sus artistas marciales. Y en lo referente a la acción, Frankie Chan tenía bastantes tablas.

La trama de “Oh! Yes Sir!!!” gira en torno a un policía de mucho temperamento, Poderoso Chan, que junto a su pejiguera compañero realizan una redada de tráfico de armas, en la cual detienen a uno de los mafiosos. Su deber es protegerlo hasta que se produzca el juicio en el que testificará contra su jefe, de manera que los mafiosos contratan a Fox, un asesino a sueldo maestro del disfraz, para que asesine al testigo, y de paso inculpar a Poderoso Chan. Éste, para limpiar su nombre recurrirá a su vecina, la tía San, una médium-bruja que usara sus poderes esotéricos para ayudarle a encontrar a Fox.

Vaya por delante que en Hong Kong todo el mundo hace de todo. No hay actor de renombre que no sepa cantar. En Hong Kong todos cantan. Y bailan. Y hacen piruetas. Frankie Chan no iba a ser menos, por eso es compositor, actor, director, productor, coreógrafo, guionista. Es un “hombre orquesta”, aunque aún le queda mucho para alcanzar a Jackie Chan, que ostenta el record Guinness por las 15 tareas que desempeñó en “La armadura de Dios 3: Chinese Zodiac (2012)”. Principalmente, Frankie ha desarrollado una mayor carrera como compositor desde sus inicios en los años 70, comenzando en la Shaw Brothers, y ganando el premio a la mejor banda sonora por ''Fallen Angels (1995)” en los Hong Kong Films Awards junto con su compañero Roel A. Garcia (compañero compositor que es quien realizó la banda sonora de la cinta que nos ocupa).

Frankie nació en Hong Kong en 1951. Entró muy joven en la Shaw Brothers, donde gracias a su talento musical empezó a subir peldaños hasta convertirse en uno de sus más prolíficos compositores. A principios de los ochenta fundó su propia productora y comenzó a actuar.
Se casó con la actriz Sheila Chan, otra de las actrices más asiduas dentro de las comedias, con la que trabajaría en “The Outlaw Brothers (1990)”. Sheila, cómo no, también participó en el certamen de belleza de Miss Hong Kong en 1988, donde ganó el premio a Miss Fotogenia (tócate los cojones Manolito). Mejor que le hubieran dado el premio a Miss Simpatía, porque para un concurso de belleza, como que no.
Tuvieron una hija, Colleen Chan, que también se convertiría en actriz, aunque falleció en 2014 en extrañas circunstancias al caer de un edificio (todo apunta a un suicidio debido a sus problemas emocionales).

Frankie empezó como actor a principios de los ochenta, y a partir de ahí comenzó a realizar varias facetas dentro del cine. Y se convirtió en director. Un buen director de cine, al menos para las películas de acción, pues títulos como “Diamantes ensangrantados (The Good, the Bad & the Beauty / 1987)”, “Burning Ambition (1989)” “The Outlaw Brothers” o “Fun and Fury (1992)” le avalan. De entre todas ellas me quedaría con “The Outlaw Brothers” por su humor y sus excelentes coreografías, y con “Burning Ambition”, cuyo argumento es más serie pero también contiene unas maravillosas escenas de acción y en ambas sale mi querida Yukari Oshima. Porque lo que realmente destaca en las pelis de Frankie Chan son las coreografías. Siempre se ha rodeado de buenos coreógrafos cuando él realizaba las labores de director, siendo Fung Hak-On el director de acción con el que más ha trabajado (es uno de los coreógrafos de “Oh! Yes Sir!!!”). Incluso durante el rodaje de “The Outlaw Brothers”, Jackie Chan (con el que Frankie comparte una gran amistad), quien estaba rodando cerca, se pasó por el plató, aportando un par de ideas para la pelea final, e incluso dejando a un par de los miembros de su Jackie Chan Stunt Team allí para que ayudaran en las coreografías.
Más tarde Frankie sería el director de segunda unidad de Jackie en “Operación Condor: La armadura de Dios 2 (Armour of God II - Operation Condor / 1991)”. Actualmente, en la Hong Kong Movie Data Base aparece acreditado como “Executive Director” para esa película, que viene a decir que básicamente, era el director de la película, amén de ser también productor ejecutivo (sin olvidarnos que estaba por ahí Chen Chi-Hwa dirigiendo la escena inicial de los aborígenes, recibiendo también el título de “Executive Director”). En Hong Kong la línea que separa las labores de unos y de otros es muy fina y parece que nunca es solo una persona quien lleva a cabo una tarea, sino que es un trabajo común, especialmente a la hora de coreografiar. Por eso se rumorea que Frankie fue el que dirigió la práctica totalidad de “Operación Condor”.


Ya en la segunda mitad de la década de los noventa Frankie apenas trabajó en el cine, y en el nuevo siglo se ha prodigado menos aún. Uno de sus títulos más llamativos de estos últimos años es el remake de “Las 14 amazonas” que dirigió en 2011, “The Legendary Amazons”, que también supuso el regreso momentáneo de Yukari Oshima al cine de Hong Kong.

Parece ser que Frankie es un tipo raro, al que algunos actores tienen por un capullo integral y al que otros admiran, pero siendo los hongkoneses unos tipos generalmente muy cerrados, no es algo de extrañar. El propio Lam Ching Ying, una de las mayores estrellas del cine hongkonés, era un tipo muy reservado y que se relacionaba poco con la gente. Aparte, Frankie es de la mentalidad de Sammo Hung, y le gusta el realismo en sus peleas y en sus escenas de acción, por eso más de un especialista ha acabado en el hospital durante el rodaje de sus películas.

En la película Frankie interpreta a Poderoso Chan, un policía que cuando se cabrea tiene muy malas pulgas y parece prácticamente invencible. Su compañero, al que creo que en la película no hacen referencia nunca por su nombre, es un tipo bastante tocapelotas y cobarde, que más que ayudar lo único que hace es dar por culo. Y aquí está lo gracioso de la película, pues a este compañero lo interpreta una mujer, Wanda Yung, mientras que el papel de médium-bruja lo interpreta un hombre, Eric Tsang. Y ya hay que tener ganas de ver a Eric Tsang travestido, porque si como hombre es feo, como mujer ni os cuento. En la cinta incluso hay un chiste sobre este cambio de roles.

Lo cierto es que Wanda Yung borda su papel de policía pejiguera, dejando patente su vis cómica, ayudada también por el doblaje que le ponen.



Wanda Yung en “Oh! Yes Sir!!!”.
A la derecha, posando como modelo.


Wanda es una actriz que tampoco tiene muchas películas en su haber, dado que principalmente ha trabajado como modelo. Es muy alta – 1,78m- y delgada, y se puede considerar lo que se viene llamando un “paloescoba” o “bichopalo”. Como una gran mayoría de actrices en Hong Kong, concursó en Miss Hong Kong en el año 1989 y a raíz de ello comenzó su carrera en el cine.



Véase como les saca una cabeza a la mayoría de las demás concursantes.
Podríamos llamarla “La Tachenka” del cine de Hong Kong.


Está casada con Collin Chou, al que conoció cuando Wanda estaba aprendiendo algo de artes marciales para una película, y éste acababa de llegar a Hong Kong y no tenía ni papa de cantonés (ella tampoco sabía mandarín). Puede que alguno la recuerde como la novia de Sammo en “Skinny Tiger and Fatty Dragon (1990)”.

Eric Tsang también realiza un gran trabajo como “mujer” dentro del film, y tiene mucha química en las escenas con Wanda. Como es costumbre en los chinos, aparte de su humor tan particular y localizado, con sus típicas chorradas, no dejan de lado su sempiterna incorrección política y hacen unos cuantos chistes sobre algo tan delicado como el sida. También tienen cabida las referencias al cine erótico o Categoría III, aunque en la traducción he preferido considerarlo como cine porno para darle más gracia, considerando que el cine porno es una rara avis en la cinematografía de Hong Kong y no se estila mucho. Por ello, en la película aparece uno de los iconos de la Categoria III, Charlie Cho, al que todos recordaremos como el abogado cabro con gafas de “Armas invencibles (Police Story / 1985)”. Y eso es algo que siempre me he preguntado: ¿Cómo coño este tío, este “cuerpoescombro”, es uno de las caras más representativas de la Categoria III, habiendo participado en innumerables películas eróticas en los años 90? Manda huevos que un tío tan poco agraciado físicamente sea de los que más ha trabajado en este género.

También cabe a destacar a Guy Lai, uno de esos nombres a los que es difícil ponerle cara por no ser muy conocido. Además de interpretar al Superintendente de policía, es uno de los coreógrafos de la cinta.



Guy Lai en su papel de superintendente en "Oh! Yes Sir!!!"


Seguro que os sonará por ser hacer de malo en “Twin Dragons (1992)” junto a Johnny Wang Lung Wei. Guy Lai es maestro de Wing Chun y alumno de Jiu Wan. Lo llamativo es que su padre estudiaba Hung Gar. Como estudiante de Wing Chun, conoció al ahora tan de moda Ip Man, y de vez en cuando le visitaba. Así es como conoció a Bruce Lee, con el que llegó a entrenar, aunque Bruce era 3 o 4 años mayor que Guy, y claro, al ser uno un adolescente y el otro todavía un niño, pues Bruce era un poco cabroncete y se burlaba de él.

Guy es amigo de Sammo Hung y les gustaba salir a beber, ya que es vox populi que a Sammo le gusta mucho la parranda. Trabajó con él en "Dirty Tiger, Crazy Frog (1978)", y durante el rodaje Sammo le preguntó sí se podía filmar el Wing Chun de manera que quedara bien en pantalla. En aquellos momentos el estilo predominante en el cine era el Hung Gar de las películas de Lau Kar Leung, junto con todos los estilos de los animales de las producciones menores rodadas en descampados, por lo que Sammo quería aportar un soplo de aire fresco y eligió un estilo poco mostrado por el cine. Guy dijo que sí se podía rodar el Wing Chun de forma que quedara estéticamente bien en pantalla. Ése fue el germen de lo que acabaría siendo “The prodigal son (1981)”. Bueno, el germen de “The prodigal son” y de “Warriors Two (1978)”, ambas con el Wing Chun y el personaje de Leung Jan como temas principales. Tanto en “Warriors Two” como en “The prodigal son” Guy Lai fue consultor de artes marciales durante el rodaje, enseñando Wing Chun a todo el reparto durante un par de horas a lo largo de varios meses (tardaron en rodarse 1 año y 2 meses y en cerca de un año, respectivamente). “Warriors Two” sería la primera película en la que Guy Lai rodaría usando el Wing Chun. Aparte de estas dos, Guy sería consultor de Wing Chun en muchas otras películas.



De izquierda a derecha: Guy Lai, Che Wing-Ming, Lau Kar Wing, Karl Maka,
Sammo Hung y Leung Kar Yan durante el rodaje de “Odd Couple (1979)”.


Sus inicios en el cine vienen de la mano de Karl Maka. Ambos eran compañeros de clase en el instituto. Cuando Maka volvió de estudiar ingeniería en la universidad en Estados Unidos, convenció a Guy para invertir en películas. Guy vendió todo lo que tenía, lo invirtió y se arruinó, de modo que empezó a aceptar papeles como actor. Trabajando en el cine se hizo amigo de Sammo Hung y estableció muchos contactos, aprendiendo todo lo relativo a las películas.
En 1981 Frankie Chan y Guy Lai crearon la productora “Always Good Film”, cuya primera película fue la entretenidísima “Carry on pickpocket (1982)”, donde trabajarían junto a Sammo. En esta compañía cinematográfica tanto Frankie como Guy desarrollarían sus carreras como directores y productores. De hecho, antes de “Contacto sangriento (1988)”, cuando Van Damme viajó por Hong Kong tratando de promocionarse (incluso en la IFD de Joseph Lai) y conseguir trabajo en el cine, se reunió con Frankie Chan. Éste le dio una copia de “The prodigal son” para que viera el estilo de acción, pero parece que no era lo que Van Damme estaba buscando y esa colaboración no llego a buen puerto, cosa bastante lógica, puesto que si a Van Damme lo sacamos de sus dos estilos de patadas con las piernas abiertas, se rompe. Ya en los años noventa Frankie crearía la “Frankie Films Co., Ltd.”. Es una pena que Frankie no se centrara en producir y dirigir más películas de acción, puesto que también diversificó su talento en comedias y dramas.

Desde el punto de vista marcial, la película cumple con el expediente. Es cierto que la cinta podría tener más escenas de acción y que en muchos momentos esta desaprovechada con semejante plantel de luchadores. Por ejemplo, Kim Maree Penn no tiene ni una sola escena de lucha; Fung Hak-On tampoco pelea. Y las escenas de lucha de Jeff Falcon y Mark Houghton saben a poco.
Jeff Falcon es un experto en Wushu, muy ducho en el manejo de armas, sobre todo del bastón. Dicen que Jeff es un tipo complicado, muchas veces demasiado pagado de sí mismo, con un gran ego. Y tampoco es muy sociable. Pero algunos entienden esa forma de ser como un medio para alcanzar la mayor perfección posible, pues es alguien muy exigente consigo mismo y con los demás. De hecho, en las escenas de “The Outlaw Brothers” Jeff pensaba que estaba realizando un mal trabajo. Nada más lejos de la realidad, pues se pelea contra Yukari Oshima es excelente. Y aquí podríamos haber tenido una pelea similar en su enfrentamiento contra Frankie. Pero no, todo se resuelve de forma muy rápida, escamoteándonos lo que podría haber sido un gran enfrentamiento.
La pelea contra Mark Houghton está cortada con el mismo patrón, siendo muy corta y menos espectacular que la de Jeff. Salta a la vista que Mark dando patadas es más torpón, y que su fuerte reside en la técnica de brazo como todo buen estudiante de Hung Gar. Empezó estudiando White Crane Kung Fu pero más adelante comenzó a estudiar Hung Gar. Cuando fue a Hong Kong comenzó a estudiar con Lau Kar Leung, quien antes de fallecer le pidió que se encargara de las escuela de artes marciales de la familia Lau. Al final la pelea contra Mark se reduce a un intercambio de puñetazos en estado “berserker”.
Tanto Kim, Jeff y Mark ya habían trabajado anteriormente con Frankie Chan, y sus escenas en esas colaboraciones anteriores son a todas luces más extensas y mejores que las de “Oh! Yes Sir!!!”.
Menos mal que los muebles se salvan gracias a las escenas contra Vincent Lau, que sin ser tampoco una maravilla, son solventes. Frankie también es un excelente luchador. Claro está que no llega a las cotas de los mejores artistas marciales de Hong Kong, pero es capaz de darles la réplica con mucha solvencia, como ha demostrado a lo largo de toda su carrera y como ya demostró al encarnar al malo entre comillas de la que considero la mejor película de artes marciales, “The prodigal son”, cuyo combate final contra Yuen Biao es antológico. Hay que decir que Frankie no tiene la formación marcial que tienen las grandes estrellas de acción, pero ha entrenado con estas estrellas a raíz de trabajar en el cine, mostrando sus conocimientos de taekwondo. Es un buen luchador, pero como es lógico, cuando hay que realizar movimientos más complicados o ciertas patadas, tiene que ser doblado por un especialista más habilidoso. En la escena final de “The prodigal son”, Yuen Biao lucha contra sí mismo, puesto que dobló a Frankie en varias escenas, sobre todo en aquellas en las que había que realizar determinadas patadas más espectaculares. De hecho, Biao le dobló y le entrenó para la película. En ciertos momentos de esa pelea Frankie también fue doblado por Lam Ching Ying.
En “Oh! Yes Sir!!!” es Vincent Lau quien le dobla:



Vincent Lau doblando a Frankie Chan.


Vincent Lau ha trabajado bastante poco en el cine, mayormente en producciones de Frankie Chan. Aparte de encarnar al malo principal de la película, también ayudó en las coreografias. Como comentaba antes, eso de que en el apartado de la acción sólo figure un nombre como director de acción está muy bien sobre el papel, pero en la realidad es una labor conjunta. Y más aun conociendo la forma de trabajar de los chinos, sobre todo la de Jackie Chan, en la que les encargaba a sus especialistas los “deberes” de traer ideas nuevas para el día siguiente. Pero como es normal, siempre hay alguien que debe ser quien lleve la batuta.
Y aparte de Guy Lai, el otro coreógrafo con el que comparte las labores de director de acción es Fung Hak-On, fallecido a los 65 años de edad por un cáncer de esófago.  Fung Hak-On  es uno de los rostros más conocidos del cine de Hong Kong, habiendo interpretado a algunos de los malos más icónicos de su cinematografía, como el maestro de la técnica de la mantis en “Warriors Two”, el ricachon violador en “The Iron-Fisted Monk (1977)”, o el lugarteniente de Chor Yuen en “Armas invencibles” (no me olvido del sastre demoniaco de “Dreadnaught /1981”, cuya participación es meramente un cameo, pero un cameo inolvidable en una escena de lucha cómica maravillosa).



Fung Hak-On, uno de los mejores coreografos del cine de Hong Kong


Nacido en 1949 en Guangdong (China) en el seno de una familia de artistas. Hijo del afamado actor y director Fung Fung, otra figura importante dentro del cine de Hong Kong. Fung Fung comenzó en la opera cantonesa para luego dar el salto al cine, siendo una de sus primeras películas como director “The kid (1950)”, a la postre también una de las primeras películas de ese actor más o menos conocido como Bruce Lee.

Todos recordaremos a Fung Fung como el malo de “El chino (The Young master / 1980)”, el hombre de la boca torcida, resultado de sufrir una embolia que le paralizó media cara (me parece que le ocurrió durante el rodaje de “The kid”). Esto no le impidió seguir trabajando en el cine. Además, Fung Fung es padre de 11 hijos, 4 de los cuales trabajaron en el cine y la televisión (si no recuerdo mal, Simon Yuen también tuvo 11 hijos). Petrina Fung Bo-Bo es uno de esos hijos, y de hecho es igual de conocida que su hermano Fung Hak-On, ya que fue niña prodigio del cine y por aquellos lares se la conoce como la “Shirley Temple” de Hong Kong, aunque la verdad, yo siempre la he visto en títulos modernos de los 80 y 90.



Fung Fung y sus hijas Petrina Fung Bo Bo y Fung Siu Bo.


Fung Hak-On se formó en la escuela de Ópera de Pekín de Madame Fan Fok-fa, la famosa escuela rival a la del maestro Yu Jim Yuen donde se formaron Jackie, Sammo y Biao. Mientras tanto, compaginaba su formación con su carrera de actor infantil, la mayoría en películas dirigidas por su padre. Después de dejar la escuela de ópera comenzó a trabajar como especialista, aprendiendo el oficio mayormente en películas de Chang Cheh, y de forma indivisible, bajo su coreógrafo oficial, Lau Kar Leung, entrando a formar parte de su grupo de especialistas. Después de varios años en la Shaw Brothers, hizo el petate y en 1977 se marchó a la Golden Harvest, donde empezaría a trabajar junto a Sammo Hung, convirtiéndose en uno de los miembros del Hung Ga Ban, y también en uno de los actores fetiche del gordito. En la Golden Harvest también colaboraría en varias de las comedias de los años setenta de John Woo. Más tarde, cuando Jackie pegó el pelotazo, trabajó para él como coreógrafo y también fue miembro del Jackie Chan Stunt Team (Sing Ga Ban).
En 1981 Fung Hak-On debutó como director con “The Gold Hunters (1981)” (la coreografía final de esa peli es brutal), aunque su trayectoria en la dirección es bastante escueta y sólo contiene 4 títulos, entre ellas la divertida “Godfather's Daughter Mafia Blues (1991)”. Eso sí, como director de acción su curriculum es bastante extenso, entre los que se encuentran varios títulos de Frankie Chan. Hasta mediados de los noventa se mantuvo bastante activo actuando y coreografiando, dando un parón hasta principios del nuevo siglo donde volvería al cine y se le ha podido ver en muchas películas hasta el año 2015 (típicos papeles de secundario o cameos como vieja gloria). Por cierto, desconozco a que se debe ese parón de varios años en los 90, pero reitero que mi elección del año 1995 como punto de inflexión en el cine de Hong Kong es bastante apropiado.
Fung Hak-On es otro de esos genios del cine de Hong Kong. Un actor y coreógrafo de los que ya no hay, con una enorme presencia en pantalla –aunque casi siempre haciendo de malo- y que nos dejó para el recuerdo maravillosas escenas de acción.

En resumidas cuentas, “Oh! Yes Sir!!!” no es ninguna obra maestra pero sí una película muy divertida, con sus momentos de humor cantonés, con lo que eso implica (chistes políticamente incorrectos), junto con unas decentes coreografías, reteniendo en su interior la esencia del cine de Hong Kong de su época dorada.







Desconectado Danyyyy

  • Renshi
  • Judan
  • *****
  • Mensajes: 27.208
  • Ryos: 4577
Oh! Yes Sir! (Frankie Chan, 1994) [HK]
« Respuesta #5 en: 14 Noviembre, 2021, 21:46:31 »
He aprovechado la traducción de Tequila para poder verla. La acción es entretenida, pero no he podido con su humor, Ver si no hay otra cosa.