Autor Tema: Vengeance is mine (Shohei Imamura, 1979)  (Leído 2710 veces)

Desconectado Desártico

  • Ikkyu
  • ***
  • Mensajes: 867
  • Ryos: 3
    • Memoryshots
Vengeance is mine (Shohei Imamura, 1979)
« Respuesta #15 en: 01 Junio, 2013, 13:45:38 »
Un estupendo guión y unas interpretaciones sobresalientes para este viaje perfectamente dosificado a los hábitos y costumbres de un asesino. Es una película seca, abrupta, pero llena de humanidad (sorprendentemente) y verdad acerca de las relaciones interpersonales de diversa índole.
Una gran obra.

Desconectado daehara

  • Renshi
  • Nanadan
  • *****
  • Mensajes: 5.363
  • Ryos: 2260
    • ikisabi
Vengeance is mine (Shohei Imamura, 1979)
« Respuesta #16 en: 16 Septiembre, 2023, 10:17:13 »
 El título del film es meramente provocativo y comercial, nada que ver con la trama puesto que no existe una venganza asociada al personaje ni en sus motivos personales para acometer los atroces actos por los que le acusaban. La historia real en la que se basan había acontecido 15 años antes del estreno de esta cinta por lo que el tema estaba ya bastante olvidado y enterrado por la ciudadanía japonesa.

 La mayoría de los crímenes que realiza el personaje en el film son reales o así fueron relatados por la policía, la historia de la que no sabemos nada y que parece completamente ficticia y original es toda la que tiene que ver con su padre y su esposa.

 No me ha dado la impresión en ningún momento de que Imamura intentará justificar en ninguna de sus secuencias las acciones del asesino protagonista, si bien es cierto que este pudo tener más boletos para convertirse en una marginado y criminal que la mayoría dada su infancia y adolescencia; criado a distancia y sin afecto familiar (su padre presionó a Nishiguchi para que ingresara al sacerdocio cuando alcanzara la mayoría de edad y fue enviado a una escuela misionera católica en la prefectura de Fukuoka para su educación secundaria. Incapaz de soportar la estricta disciplina de la escuela, abandonó durante su tercer año y se escapó . Para mantenerse, se embarcó en una vida delictiva.) y de todo esto se habla muy poco o nada en la película.

 Viendo como maneja el realizador la historia, guiando al espectador hacia una vorágine de violencia y actos delictivos sin sentido aparente lo único que cabría esperar es la falta de empatía hacia este personaje, carente de humanidad por la vergüenza ajena de ser TAN humano y tan despreciable. Una bestia fuera de control, que hay que capturar, doblegar y eliminar de la sociedad.

Una historia tan triste como auténtica que deja evidencia una sociedad podrida y carente de empatía. Si te ha dado la impresión viendo este film de que no terminas de encajar todas las "piezas" es quizás por que no se trata de Enokizu ni de Akira Nishiguchi (nombre real del asesino) e Imamura a realizado entonces muy bien su trabajo, culminando con una nueva obra maestra digna de su magnífica carrera cinematográfica.